El click del campesino

junio 25, 2012

Carta ¿de renuncia? y otras crónicas obscenas

Filed under: Cuba — Dayán García La O @ 4:07 pm

Me avisa el correo, siempre lo hace desde que decidí suscribirme a su blog. Creo, además, que es el único sitio al que estoy suscrito. Carta de renuncia reza el texto que me llega esta mañana de lunes. Clickeo para buscar en su interior razones de más y copiarlo en un Word y llevarlo a mi casa y quizá darle lectura en la tranquilidad de la madrugada. Siempre le he dicho que me cansan sus textos largos y enredados, a ratos densamente filosóficos.

¿Lo presento? Carlos Manuel es un joven periodista que quiere ser estudiante. Empecé a leerlo en Cubadebate, aclaro que primero fuimos amigos. Nunca pensé que ese matancero que llegó a jugar voleibol, con su poca estatura y su menudo cuerpo tuviera tanta facilidad para decir, atrapar, criticar, bombardear. Después creó un blog que conscientemente llamó Crónicas Obscenas. Me enteré que una amiga se lo abrió y hasta le subía los textos, moderaba sus comentarios, etc.

Crónicas Obscenas

Crónicas Obscenas

Carlos Manuel es el mismo que terminó preso una tarde cuando estaba sentado a mi lado en el capitolio, por el simple hecho de cargar su laptop destartalada y no tener los papeles encima (dijo la voz oficial), escenas que quedaron grabadas en su bitácora.

Carlos Manuel dijo de mí que yo era demasiado ocurrente para ser periodista, tomo desquite: Él es demasiado escritor para ser estudiante, di que periodista.

Quedó por publicar el post promo que merecía su blog, faltó por hermanar sus Crónicas… a El Click… este que a ratos desaparece y luego resurge de las cenizas. Pero, no faltó en este tiempo el consejo breve, el pellizco oportuno, la aceptación respetuosa, las ganas y frustraciones compartidas.

Se fue temporalmente Crónicas Obscenas, de eso se trata el post Carta de Renuncia, ese que pensaba llevarme a casa y que encontré demasiado largo y confuso a veces y que disfruté saltando párrafos (como si eso fuera disfrutar) y  que no sé –coño- por qué me deja este vacío, sin orejas que halar, sin orgullo, miedos, exquisitas técnicas.

Lo sigo pensando. Carlos Manuel es demasiado escritor, y este adiós no va con él.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Saved as a favorite, I love your site!

    Comentario por click here — junio 30, 2012 @ 7:14 am | Responder

    • Thank you, 😉

      Comentario por Dayán García La O — julio 2, 2012 @ 5:32 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: