El click del campesino

agosto 6, 2010

Las palabras dicen más que mi mirada desviada

Filed under: Cuba,Fotografía,Lente,Mirada,Mundo,Social — Dayán García La O @ 11:35 pm

Acabo de llegar de unos días de distensión espiritual, lejos del trabajo y el cableo noticioso cotidiano. Me pongo al día en la Internet, reviso mis correos, mis redes sociales (“qué afortunado es ese cubano”, pensarán muchos desde cualquier lugar del planeta) y encuentro un comentario oportuno, quizás inmerecido. Una amiga me pide que escriba en el blog, y eso además de amarrarme al Word y al teclado logra que me crea cantidad de cosas, como se llama en buen cubano al fenómeno de elevar la autoestima a planos insospechados.

Me gusta pensar que escribo para mí, para encontrar ese espacio de expresión que mejor me va (sigo de creído y la culpa no es mía), pero no es así del todo, a veces (solo a veces) es bueno camuflar la humildad tras un “qué lindo” o “qué bueno te quedó” y de eso esta amiga del comentario oportuno me regala bastante.

¿De qué escribir cuanto no tengo ese flashazo de inspiración de un momento o situación determinada? Me pregunto mientras me pican los dedos por las ganas de garabatear ideas sueltas… En eso estaba cuando la magia de Internet acercó a un amigo desde la lejana de la provincia de Las Tunas hasta los 60 centímetros que me separan del monitor. Fotógrafo de ese oriental territorio, conocido de los torneos de sofbol y miembro de la gran familia AINera se empeña en apretar el obturador siempre que tiene un plano interesante delante.

Descubro sus fotos navegando en la red, hasta mí llegan momentos y lugares fantásticos, aprendidos de memoria. Lo recuerdo hace poco de visita en La Habana, inquieto, amaneciendo para captar momentos, rostros y lugares. Yaciel Peña es un guajiro de esos que dejan escapar la nobleza por los poros. Lente Fiel es -creo- la última de sus bitácoras digitales.

A veces cuando quiero encontrar ideas rebusco entre las instantáneas de amigos, ahí siempre una señal te mortifica, te anima. Aquí encontré la razón de este post.  “Miradas más que palabras” comprende una mezcla de campos visuales, y es ahí donde satisfago mi necesidad de conflictos y emociones. A los 5 años cuando descubrieron una atrofia óptica en el ojo derecho que provocaba estrabismo, no tenía edad para entenderlo. Al pasar de los años me limité a no mirar de frente, huía de hacerlo fijo a los ojos, por miedo a que la otra parte girara la cabeza buscando otro destino.

Las miradas de Yaciel son distintas, de ella, de él, de ellos, tuyas… mías, enamoradas, atentas, complacidas, curiosas, cómplices, pícaras. Ahí están reafirmando la frase cliché de que los ojos son el reflejo del alma. Por eso a veces (y solo a veces) pienso que aunque me esfuerce por ser mejor cada día, siempre voy a tener un alma desviada. Y eso es para que el Alter Ego autosuficiente se relaje, baje los humos y logre el equilibrio de este campesino-citadino. Miradas dicen más que palabras…. Qué lastima amigo Yaciel, me quedo con las palabras, el espejo me dice que me van mejor. Un abrazo gallo tunero y que sirva este post, para que aumenten las visitas a tu Lente Fiel.

junio 1, 2010

El reencuentro

Filed under: Cuba,Mundo,Política,Social — Dayán García La O @ 5:45 pm

Casualmente el mismo mes de mayo la puso frente a mí,  con 12 años de diferencia. Antes fue el primer día del mes primaveral, ahora fue el último. Ayer me reencontré con mi memoria. Volé en un DC-10 más de nueve horas para sentirme nuevamente en París, donde la misma mujercita atrevida y auténtica guió mis pasos y rompió barreras para que el nombre de Cuba brillara en las casi dos horas que duró la conversación.

El colofón de la jornada comenzó con aquella llamada telefónica para que me presentara en la dirección, a pesar de la pena provocada por la muerte de Toledo (un admirable y revolucionario viejo-joven) y la prevista llegada tarde a “casa”  con el agregado estomacal de rezar para tener algo que llevarme  a la boca.

Children´s Summitt 1998, París. Este que escribe cambió la montura de su caballo por el incómodo asiento de un avión y su verbo rústico por un estilo cuasi diplomático, con la genuinidad de ese corte guajiro  e inocente. Allí estaba Soledad Cruz, principal artífice para que

La periodista Soledad Cruz, a quién conocí como embajadora de Cuba en la UNESCO (Foto tomada de Internet)

La periodista Soledad Cruz, a quién conocí como embajadora de Cuba en la UNESCO (Foto tomada de Internet)

EE.UU invitara por primera vez a unos niños cubanos a la referida V Cumbre Mundial de la Infancia.

Mi primer contacto con la destacada periodista, referente para mi madre y muchos de su generación, ocurrió una hora después de que el “pájaro de hierro” aterrizó en el aeropuerto Orly de la capital francesa, con cuatro grados de temperatura que le quemaban las ganas al caribeño más pinto. Los de la aduana, “frívolos y oportunos”, imaginaban un perfecto tráfico de infantes y nos retenían en un saloncito pequeño.

Hasta ahí llegó Cruz, entonces embajadora de Cuba ante la UNESCO, y si mis recuerdos me permiten fidelidad, olvidó el protocolo y en una regresión a los tiempos de su central natal formó un salpafuera en español, en francés mordido, en cubano, y en todo el idioma que sonara a que le dejaran tranquilos a sus pupilos y que terminó por supuesto con su victoria por KO. Me sentí durante 12 días uno de los niños de Soledad. Desde mis trece años disfruté los paseos, Disneyland, y todo lo que supo complementarle al evento.

Junto a amigos del Reino Unido en París, 1998

Junto a amigos del Reino Unido en París, 1998

A su programa colateral debemos la visita a una PERFUMERÍA de ensueño, al Pasaje Denon del Louvre para ver a la Mona Lisa,  a la magnífica Torre Eiffel con el añadido de la compañía de Miguel Barnet, la visita a la catedral de Notre Dame de los muñequitos, al Monumento de la Princesa Diana, la Plaza de la Concordia, el Arco del Triunfo y a todo aquel sitio a donde la Cumbre no llegó.

La recordaba como la encontré, parece que es nada esta decena de mayos. Canas que ya estaban, ese espíritu eterno, y una genialidad en su hablar lleno de esa sabiduría tan suya y esa sinceridad multiplicada. En esta Soledad de 2010 encontré mis preguntas, las respuestas de otros, las respuestas de nadie, en una complicidad profesional nunca imaginada por aquel itabense que llegó a París siendo niño y con aspiraciones de estudiar abogacía.

Le comenté mis preocupaciones, me emocioné con sus historias, con ese desenfado tan suyo, tan original a sus años vívidos a plenitud (imagino). Regresé al Senna y sus góndolas, al mismo tiempo que conocí sobre la historia de la Cuba de hace 20 años.

Fue un momento especial, quería congelar el tiempo, no hacer otra cosa que escucharla, sonreír ante su ingenio, reflexionar sobre sus verdades. “Soledad se siente acompañada…” fue el sabor urgente que me trajo el recuerdo, como en aquellos días de mayo de 1998 cuando nos recibió segura, confiada, perfecta. Gracias otra vez.

mayo 25, 2010

Los Ojos a la N de Olivia

Filed under: Cuba,Mundo,Social — Dayán García La O @ 12:23 am

“Solidaridad cibernética”, así definí para una amiga el hecho de que en la red visitáramos nuestros sitios con solo una alerta en el Chat. Tremendos ojazos descubrí en una de esas. La sobrina –como Manolito hizo conmigo- cautivó a una tía sensible en demasía, y que necesita de esas gratuidades del alma para sentirse linda a su antojo.

en la pantalla de mi pc...

en la pantalla de mi pc...

Los Ojos… aparecen con un matiz propio, al menos para mí. Son una mezcla de locura-cordura que encanta a este pobre idealista. Los Ojos… y los ojos son de varios colores, a veces pardos con matices verdes (o al revés), otras azules auténticos… hechiceros.

Esta amiga pequeña grande pretende ser más ella y se retuerce entre símbolos propios, anecdóticos, reveladores, mágicos. Hoy llegas a Los Ojos y ríes, mañana lloras, y puede que de repente te hagan pensar más de la cuenta.

Por eso siempre regreso sobre caminos encontrados hace bien poco, con el alma en las manos, y hechizado por una amistad “a medias” que nació de un proyecto loco que quedó por compartir. Antes, había desandado ese lugar, sin saber, sin entender razones que ahora imagino.

Entonces, vale este postpromo por la sonrisa eterna, y porque muchos de los que me leen encuentren en Los Ojos… la timidez atrevida que me llena y el silencio que grita solidaridad para que los relucientes dientes se muestren, se acostumbren, se multipliquen. ¡En Buena hora!

enero 21, 2010

¡Coño Obama!

Filed under: Mundo,Política,Social — Dayán García La O @ 1:21 am
Tags: , , , , ,

Sabía que iba a llegar el momento de escribir sobre Haití. Deseché el después del terremoto porque no encontraba forma de escribir tanto dolor. Ahora me llegan a Facebook una invasión de flechazos sobre lo que hace Estados Unidos en el cercano país del Caribe.

Recuerdo la campaña del flamante Premio Nobel. Sin dudas “el negrito” era preferido por todos, fundamentalmente porque el McCain nunca escondió sus pensamientos y dejó claro su fanatismo al método Bush.

CHANGE, el slogan de Obama me engañó a mí y a la mayoría estadounidense. Pensaba en un nuevo camino de la política exterior norteamericana, que no necesariamente tiene que ver con Cuba, en ese aspecto permanecí escéptico. No esperaba más descaros aberrantes, de esos que te dejan con la boca abierta. Ahora, con lo que pasa en la hermana nación caribeña, la administración Obama no me deja cerrarla ni un instante.

¿Por qué sembrar más terror?

¿Por qué sembrar más terror?

Que es eso de mandar militares, y no enviar medicinas, medicos, casas de campaña, alimentos, que se yo.

No puedo creer que más de 13 mil soldados estadounidenses estén en Haití en “labores humanitarias”, sobre todo cuando abiertamente las fuerzas de ocupación están reprimiendo las protestas populares con armas provistas de balas de goma y bombas de gas lacrimógenas.

La conducta de la Casa Blanca contrasta con la postura mundial, todos quieren materializar la ayuda al pobre país del Caribe. Estados Unidos impide la llegada de los alimentos y de la verdadera mano amiga.

Adivino la suerte de esos niños llevados a Estados Unidos

Adivino la suerte de esos niños llevados a Estados Unidos

Descubro en el ciberespacio este anuncio de un video: RAZONES PARA EL TERREMOTO EN HAITÍ…. EEUU Y SU PROYECTO HAARP: programa militar destinado a controlar la Ionosfera y en consecuencia los cambios climáticos. La manipulación del clima. Increíble, pienso tras ver el video. También encontré que un total de 53 niños huérfanos haitianos, la mayoría menores de cuatro años, aterrizaron ayer martes en Pittsburgh (Pensilvania, Estados Unidos) tras ser evacuados de Puerto Príncipe. Otra  Operación Peter Pan. Siento ahora una mezcla de soberbia e impotencia. ¿Qué hacer?.

Ahora me viene a la mente la imagen del reciente Premio Nobel de la Paz. ¡Qué sonrisa la de Obama!!Qué carisma!, ¿qué CHANGE ni que ocho cuarto?

Una vez más el imperio se ensaña con  el dolor ajeno, es una lástima que se camuflen tras la sensibilidad y los mejores valores de la especie humana. ¡Coño Obama, apretaste!

enero 11, 2010

¿Quién pulsa stop en el reloj de la vida?

Filed under: Cuba,Mundo,Social — Dayán García La O @ 1:57 pm
Tags: , , , ,

Ya son 25 años. Un cuarto de siglo. El viaje a mi casa de Macondo (Itabo) me sirvió para, además del atracón de carne y cervezas (digestiva combinación), disfrutar de mi familia al máximo. ¡Cuántos momentos pasados y por pasar!

Un mes de nacido... lindo como siempre

Un mes de nacido... lindo como siempre

Una tarde mi mamá llegó con un arsenal de fotos ¿viejas? (solo por el color amarillo).

-Mírate- me dijo con los ojos acristalados. Me descubrí entonces hace más de 20 años, abrí el scanner y me traje esos flashazos para compartirlos.

Creciendo, jutno a las colonias de la era socialista

Creciendo, junto a las colonias de la era socialista

No puedo dejar de pensar que soy producto de una formación abuela-madre perfecta. Quizás por ellas me gradué en la Universidad y no preferí, como mis contemporáneos del campo, sacar el 12 grado para recalar en Varadero, con lo que cobraría honestamente el triple de lo que gano hoy y aseguraría una “extranjera” dispuesta a “llorar en cualquier lugar del mundo mientras yo gozaba en La Habana”.

Con mi tía hermana

Con mi tía hermana

Eran 17 los años que tenía Migdalia La O cuando “por error” salió embarazada. Pospuso los estudios universitarios. Bastó un técnico medio para cuanto antes ganar dinero para dos, siempre contando con mi abuelastro-papá que se rompía el lomo estibando todo tipo de viandas en una cooperativa.

Así llegó la escuela con el derrumbe del campo socialista. Escuela + Crisis (es hasta difícil recordarlo). Días de no ir a la escuela por falta de zapatos, meses de usar un invento que llamaban zapatillas (declaradas por la prima ballerina assoluta Premio Nacional de la Innovación) y del que solo se salvaban aquellos que recibían la moneda fuerte del extranjero. Las citadas zapatillas eran un producto de tela (mezclilla mejor) cocida a una cámara de tractor o camión.

En ese contexto mi mamá soportó en silencio que mis maestros de primaria afectaran sus necesidades y me compraran el calzado para asistir al II Congreso Pioneril.
-“Negro, tú no puedes ser menos que nadie”- me dijo la directora cuando me entregó aquellos tenis azules, lindos, esperanzadores, sacrificados…

Uno de mis cumpleaños...

También mientras miraba las fotografías me vino a la mente mi paso por la vocacional. Los justificados regaños de los profesores de mucho tiempo en el centro ante mis fugas para el estadio:

– ¿No te da vergüenza? Nosotros vimos a tu mamá con una barriga que le tapaba la boca subiendo estas escaleras.

Un poco antes – rememoré- un DC-10 me había soltado en París, donde tuve la oportunidad de apertrecharme hasta los dientes. Pero ya no profundizo porque ese es tema de otro post. Pero, incluso en esa oportunidad de “fáster”, mi mamá rezó todos los días en algo más de un mes que estuve fuera de casa.

mi graduación de sexto grado

mi graduación de sexto grado

Cuatro años pueden parecer una eternidad cuando los tuyos te faltan, cuando lo desconocido intimida, cuando la distancia solo relega al recuerdo. Así se enfrentó esa mujer a Venezuela; solo para darme, digo darnos, lo que nunca habíamos tenido, más allá del sentimiento de solidaridad e internacionalismo.

Viendo las fotos lloro por lo que ha sido este minuto a minuto de mi madre, pendiente del “niño”, nombre que aún con 25 años no he logrado quitarme. ¿Cómo le pago?

Ella ahora es feliz porque su hijo es “alguien en la vida”, periodista, especialidad de cierto reconocimiento social; pero, ¿acaso sabe cuando va a parar de compartir su salario con este profesional? Mi mamá merece mucho más que eso.

Blog de WordPress.com.