El click del campesino

febrero 18, 2010

Periodismo con preservativo. ¿Protección?

Filed under: Cuba,Política,Social — Dayán García La O @ 11:55 pm
Tags: , , ,

Por Roberto Miguel Torres Barbán (Especial para EL click del campesino)

¿Qué relación o relaciones existen entre el sexo y el periodismo? ¿Acaso te lo has preguntado? Nunca habías pensado en eso. Ahora: ¿Qué sientes cuando usas condón  en una relación? Solo hace falta haberlo probado para saber que el sexo con preservativo no es igual a cuando se “hace al pelo”.

El uso del gorrito tiene sus ventajas, te proteges de las ITS, de embarazos no deseados, y sobre todo te sientes más seguro, no me imagino el instante del sexo, pensando: esta persona podría contagiarme…podría contagiarme… podría contagiarme …uhmmmm…¿dónde se pone la concentración?; todo un atentado contra el disfrute sexual.

Pero resulta que las fortalezas del preservativo son sus propias debilidades, no te proteges, pero no disfrutas plenamente, te sientes menos libre, y por supuesto con preservativo jamás tienes hijos, en caso de los que lo uses siempre por temor a quedar infectado.

Algo parecido a lo que siento cuando uso preservativo en una relación me sucede cuando escribo; lo que antes fue placer, disfrute, devoción hoy es encuadre, fórmula, receta, obligación.

Así me sucede cuando aún a falta de experiencia en el periodismo, de conocimiento y de mucho camino por recorrer tengo esta conocida sensación, lo mismo que con el amor, pero es ahora el periodismo el que hago con preservativo.

Solo seis meses he necesitado para sentir estas irresistibles ganas de quitarme el gorrito, y escribir…más allá o acá del “free lance” -que me resisto a creer exista- más allá del cast, las reglas y los editores escribo, con la inmensa necesidad de cambiar mi espacio, el más cercano, el que puedo, porque me resisto a que todo quede estático, imperfecto, no me conformo con ser un inconforme, vamos a ver cuanto me dura, espero que toda la juventud y que esta a su vez, sea toda la vida. Allá vamos:

Parte 1: Los inicios
Algunos años atrás leí que escribir es hacer el amor con las palabras ¿será verdad? Hace mucho más tiempo quise ser periodista, y después, ya en la universidad, un poco más cerca de esos sueños, cuando comencé a disfrutar del placer del lápiz o del teclado, comprendí la veracidad de aquella afirmación.

Pero hoy no escribo porque quiero sino porque “tengo”, debido quizás al ejercicio diario de la profesión –en la justificación salario del mes: sustento de unos días-, me cuestiono por los sentimientos que me mueven a hacerlo.

Recuerdo con nostalgia el placer común que aquellos pichones de periodista sentíamos al redactar desde las aulas universitarias, el artículo para el periódico o el chismógrafo de la facultad, aquella hoja escrita en los mismos turnos de clase y que servía de publicación no importaba si era para nosotros mismos y el público era reducido, no importaba cuando todo se hacía por el simple placer de escribir.

Escribía lo que pensábamos y pensábamos lo que sentíamos y al final la única atadura al  emborronar cuartillas o el Word éramos nosotros mismos, hoy cunado los tiempos y la universidad solo son motivo de nostalgia y las responsabilidades pesan sobre nuestras espaladas todo cambia.

De pronto, al graduarme, no sé si es que he madurado demasiado rápido o que he chocado con una mayor velocidad con la realidad de la profesión pero siento al escribir lo mismo que siento cuando hago el amor con preservativo, pero no sé para que lo uso si al final ya me he contagiado con la moda de la protección, si lo hago con el amor, entonces me pregunto porque al escribir también uso condón.

Vaya la modernidad de hacer este periodismo con condón, que me ha causado en época tan temprana un síndrome de impotencia- anorgasmia al escribir que me impide sentir como antes y moverme también –periodísticamente hablando.

Vaya, este cansancio de amanecer profesional que me obliga a pensar, a sufrir, a vivir que me impide dormir, y cansa estas dos únicas neuronas, de tanto choque y producción de energía.

2 parte: Muchas preguntas: pocas respuestas

Pregunta (P): ¿Qué es hacer periodismo con preservativo?

Respuesta ®. Lo mismo que hacer el amor con-condón

P: ¿Cómo en el sexo te atreves a quitarte el preservativo en el periodismo?

R: Eso quisiera, eso quiero, ahora depende cómo, por qué y para qué.

P: ¿Qué significaría quitarle el preservativo al periodismo?

R: It ´ MEANS be myself, and write, think and do journalism. ¿Inconforme? Sí, claro, el día en qué no lo esté me retiro, pero decidido a hacer, a vivir, a luchar, inconforme con el cómo sobre todo, mucho más que con q´.

P: ¿Significa defender otras ideas y valores o cambiar lo que nunca, estoy convencido, debería ser cambiado? ¿ Acaso  implica ser menos conscientes, comprometidos, integrados? ¿O sería escribir para una de-generación X o Y, o cualquier otro que pague por mentir, destruir y no por sentir o construir.

R: No, eso no sería hacer un periodismo diferente, eso sería sumarse al mismo periodismo que hacen “los grandes” sí, claro los grandes manipuladores, además, no podría sumarme  porque no lo comprendo, así no lo siento, no quiero y porque no me da la gana.

P: Hacer un periodismo sin preservativo ¿SERÍA…?

R: SER más inteligente, más atrevido, más efectivo, sería pensar en lo que quiero lograr y no en lo que debo hacer, enfocarme en la calidad de lo que hago para cumplir mis objetivos y no solo en que debo cumplirlos. Sería no improvisar, cumplir sin abrirme a lo posible, a abrirme al mundo y explotar mis razones –que son la razón- de manera atractiva, logrando que mis receptores sientan al leerme el mismo placer que yo sentí al escribir.

Hacer un periodismo sin preservativo jamás sería decir cualquier cosa, sería decir lo correcto a mi manera, creativamente, con inteligencia, ironía, sarcasmo, humorísticamente o mediante cualquier recurso que surta efecto porque guste y no porque sea la única alternativa.

P: ¿Qué te hace falta? 15 centavos o un peso?

R: Tener la oportunidad de hacer un periodismo diferente, escribir como joven que soy y no como si tuviese medio siglo, lo haría si me regodeara de gente que quiere escribir, hablar, visionar en el siglo XXI y en constante lucha con una desleal competencia, con menos poder, o con el único poder que da la razón, con menos recursos o con los únicos recursos que dan el talento, la inteligencia, la creación y las oportunidades de crear.

Un periodismo diferente es el que dice esto comunica mejor, o pudiera comunicar más de esta manera y no el que diría “con este siempre hemos comunicado y  por eso lo seguiremos haciendo así”, un periodismo distinto que se piensa como un todo y busca la mejor foto que sustituye palabras, la infografía acertada, esa que convoca al disfrute de su consumo, al artículo que se presenta solo precedido de la búsqueda, el pensamiento abierto y reflexivo y no precedido, por ese dedo que señala sin distinguir que el alba y el ocaso apenas se diferencian.

P: ¿Estás, están preparados?

R: Más allá de preguntas y respuestas podríamos conversar mil  y una noches. Solo te digo algo, hay que correr riesgos, hay que abrirse, y hablar, debatir y escuchar, hay que motivar y hacer pensar, tenemos que abrir nuestra mente y por una vez quitarnos el preservativo, riesgos se correrán, sí muchos, pero de lo contrario nunca se demostrará tu fertilidad, de lo contrario nunca tendrás descendencia, nunca disfrutarás, la vida es de riesgo y de confiar, siempre de confiar, si no confías en tu compañía, jamás podrás quitarte el gorro, pero deja vivir y deja disfrutar, déjame hacer el amor que es el periodismo y déjame quitarme el preservativo. Y si quieres no me dejes que yo mismo, mientras pueda, me lo voy a quitar. Yo no soy el contrario, yo soy tu queriendo ser mejor, más libre, más útil y eficaz en lo que hago, yo soy tu…sin preservativo.

Anuncios

11 comentarios »

  1. Es realmente triste cuando te quitan un sueño, sobre todo si no te dan todos los argumentos, o los que te dan son débiles, basados en criterios opuestos a lo que por otra parte te piden. “Se aprende a capar cortando huevos” es una frase antigua, y que se podría aplicar en este caso. ¿ Cómo se atreven a esperar que en un futuro no tan lejano seas capaz de pensar cuando te mutilaron inexorablemente con negativas absurdas? Algunos creen tener la verdad absoluta, o la “experiencia necesaria”, o miles de otras excusas usadas y abusadas, una y otra vez, para coartar el libre ejercicio de nuestro derecho a opinar, debatir, refutar, disentir. Hay ciertamente que ganarse un espacio…Suerte

    Comentario por Abel González Alayón — febrero 19, 2010 @ 5:16 pm | Responder

  2. No me han quitado sueños, no me han mutilado, si lo hubiesen hecho no existirían esas líneas, tampoco es catarsis, es el reflejo de vivir una realidad determinada, es también convocatoria a otros, y si así lo crees a mi mismo también, si se lee en profundidad se comprende que el simil intenta decirte que si aún con preservativo haces el amor ¿verdad? porque aún así te gusta y lo disfrutas, aunque sin el sería mejor claro, pero hacemos el periodismo no solo por el salario, algo nos tiene que gustar, es como el sexo -ya lo dije- solo que no estoy-estamos conforme…así es y así como decido en la cama -cuando confío o quiero correr el riesgo- quitarme el preservativo, así quiero decirlo también al escribir…es una alerta al que desde la silla me-nos mira, una alerta de que el preservativo no siempre funciona cuando no se está convecido de querer y tener la necesidad de usarlo… y cuando no es efectivo….gracias

    Comentario por Robert — febrero 19, 2010 @ 7:32 pm | Responder

  3. El término “novedoso” que quieres acuñar como “periodismo sin preservativo” es tan utópico como el freelance o todo lo que conlleve a la “libre expresión”…
    En casi todo existe una dualidad y como decía Alejandro Dumas (..) las cadenas del matrimonio son tan pesadas que deben llevarlas dos y a veces tres… o no te publican o si te granjeas que te publiquen como en este caso mediante un blog, muy pocos te leen… detesto empañar tus sueños, pero el “gorrito” no te lo ha puesto nadie, pues ese pedazo de “sentimiento” solo puedes tocarlo tú o ese alguien que te guste o atraiga…
    Lo de romper patrones o esquemas nos pasa a todos los jóvenes y a los viejos que no pueden asimilar el impulso tecnológico como nosotros en este momento, pero recuerda que también nos llegará la hora de estar en ese sitio y la tierra de nunca jamás es solo para los que padecen el síndrome de Peter Pan y si no me equivoco el único problema que se asemeje es con el peter de chocolate…
    Para concluir… creo que yo hago el amor sin gorritos y disfruto de mi profesión aunque fuera de las apariencias el periodismo lleva “mucha paciencia”… y si aún no te convences de mi libertad rebusca en mi pasado y cuestiona a Maribel por qué me pegó un 4?
    Un beso, te quiero, y felicidades a Dayán por su blog, visita el mío de vez en cuando jajajaj oversatura.blogspot.com

    Comentario por aylin — febrero 20, 2010 @ 12:33 am | Responder

  4. Esta traspolación de sentidos, del sexo al periodismo es genial para describir lo que sentimos cuando no podemos expresarnos como deseamos. Lamentablemente los periodistas nos enfrentamos a diario con esa verdad de perogrullo e intentamos autorrebatirnos la palabra que nos agrede desde el momento en el cual decidimos adentrarnos en el oficio de escribir: “censura”, en todas sus acepciones, la auto y la inducida; el miedo a decir por no saber la repercusión que pueda tener, el temor a la palabra dinamita, homicida de nuestra libertad como creadores, amantes de ese poder infinito que contiene el verbum cuando rompe todos los esquemas. Mas este periodismo, entre el rojo y el gris, a decir de un amigo, nos trae una receta prefabicada, distribuida con la misma celeridad y abundancia que los condones. Lo peor es que nos dicen: “Innoven”; pero si lo haces no lo aceptan, el trabajo es guardado en una gaveta o peor. Entonces las esperanzas quedan reducidas a una especie de ilusiones rotas o alas cortadas y luego pecamos por no ser mejores que nuestros antecesores, quienes lucharon en su momento por demostrar su verdad, nos legaron ese ejemplo y ahora no nos dan la oportunidad para contar la historia con nuestro propio estilo y no con el impuesto por la tradición. Empero, ellos esgrimen la experiencia para quitarnos la inspiración con la misma facilidad con la cual nos ponemos un condón aunque no sintamos lo mismo: es la costumbre y… el miedo. Sin embargo, seguimos confiando en que todo tiempo futuro tiene que ser mejor. Si nunca nos arriesgamos a quitarnos el peservativo, tampoco llegaremos al éxtasis en el sexo o en el periodismo.

    Comentario por lachi — febrero 20, 2010 @ 6:28 pm | Responder

  5. Robert me alegro que hayan pasado 6 meses de trabajo y ya te percataras que esta profesión que escogimos es como la vida misma:bella, pero dura; a veces muy sufrida, pero siempre romántica.
    ¿Recuerdas cuando en la casa de Kiko les hablaba que nada tiene que ver el periodismo de la universidad con el de la realidad sonante y tocante que se vive en los medios?
    Una y otra vez ustedes me fustigaban: ESO NO PUEDE SER ASÍ, HAY QUE CAMBIARLO.
    Creo que muchas cosas en el periodismo cubano han cambiado y seguirán cambiando, pero desde mi punto de vista eso no que tiene que ver con perspectivas generacionales, sino que es debido a los fenómenos sociales y políticos que vive el país.
    Hoy vivimos en una Cuba más desprendida, desprejuiciada, abierta, y eso, sin dudas, nos está llevando a realizar un periodismo más cerca de la gente -aún falta mucho-, que es decir como nos gusta.
    De todos modos, más allá de las reglas de estilo de un periódico, una agencia, la radio o la TV, hacemos periodismo por amor, estoy seguro que nos sucede a la mayoría de los que apostamos por esta carrera. Un abrazo nagüe.

    Comentario por Eyder — febrero 21, 2010 @ 7:46 am | Responder

  6. Si todos los periodistas de las dos ultimas generaciones escribieran y sintieran como tú nada se perderá. Tu articulo es atrevido, muy atrevido, y super refrescante. Al escribir se te desborda toda esa emergia y ganas de vivir y trabajar y luchar que llevas dentro. Sigue haciendo el amor con la palabra, no te canses del disfrute inmenso que producen los orgasmos reiterados de decir y escribir lo que piensas y en lo que crées, aunque de por medio entre tu YO y el cuerpo del deseo exista la goma, lo MÄS importante ,aunque no sea lo unico, es hacerlo siempre como si fuera la primera vez. Me ha encantado tu articulo. Suerte.

    Comentario por Enrique Azahares — febrero 21, 2010 @ 11:40 pm | Responder

  7. socio, si como científicos nos dedicamos a examinar la verdad basándonos solo en los hechos, controlando el caballo desbocao de los sentimientos, eventualmente, la verdad nos ilumina el camino 🙂
    Esa es una solución viable: agárrate de los números, elimina el vuelo poético y en vez de cuadros figurativos, retrata las 6 caras de la realidad. No es el periodista, sino la verdad quien toma partido 🙂

    Comentario por yosvany deya — febrero 22, 2010 @ 10:29 pm | Responder

  8. Familia, gracias a Roberto por tomar mi blog como trinchera, gracias a ustedes pòr pasar y comentar, problemas tecnológicos y el fin de semana por medio hicieron algunos comentarios estuvieran retenidos, rápidamente pensé que los autores debieron pensar que pasaban ciertos filtros, jejejeje, pues no, ahora me disculpo, y ya estoy aquí para intentar moderar este espacio de lucha por un pèriodismo mejor, donde nosotros los que amamos la profesión no dejamos morir la palabra, auqneu sea para lanzarla fuerte contra nuestra realidad, como es el caso de roberto, un abrazo desde aqui

    Comentario por Dayán García La O — febrero 23, 2010 @ 5:34 pm | Responder

  9. dayan, disculpa k te escriba por aki pero no encontre tu email por ningun lado, soy estudiante de segundo año de periodismo, nos hemos visto por ahi pero seguro no me recuerdas, el caso es k me abri un blog y leyendo otros blogs cubanos encontre este y me gusto, ya hice un enlace a tu blog, si puedes enlaceme tambien, mi dirección es http://decubaytodo.wordpress.com. por cierto, muy bueno lo k escribiste en este trabajo, me gusto mucho, saludos

    Comentario por eldavixxl — febrero 28, 2010 @ 10:53 pm | Responder

  10. […] Como tengo que volver a recargarme, toda esta mañana me he dedicado a leer otros blogs. Hay dos muy especiales: La polémica digital, con la tercera temporada de la seguida y valiente Inmunidad educacional , y El click del campesino, donde encontré un trabajo de un periodista recién graduado, titulado: Periodismo con preservativo. ¿Protección? […]

    Pingback por La impaciente espera « DESTINOCUBA — abril 6, 2010 @ 5:14 pm | Responder

  11. Es genial el simil del periodismo y el sexo… lástima que el novel periodista no se haya quitado el preservativo para hacer este artículo. Pero bueno, algo es algo… aunque sea para describir el estado de cosas actual. Veremos si en el próximo nos da evidencia de quitárselo.

    Comentario por bartolo — abril 9, 2010 @ 5:45 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: