El click del campesino

enero 29, 2010

La cima de Cuba

Filed under: Cuba — Dayán García La O @ 11:12 pm

Han pasado muchos años desde la subida a la cima de Cuba. Fui con ganas. Imbuido en la juvenil pasión de estudiante de tercer año de la universidad, además “atlético y deportista”. “Eso pa mi es un pan comío”, pensaba. Iluso.

Antes de la subida, en la base del Pico

Antes de la subida, en la base del Pico

Ahora revivo esos recuerdos porque creo que se avecina una aventura similar. Pues bien, el Pico Turquino, la cima de Cuba, se encuentra enclavado en la Sierra Maestra a  1974 metros sobre el nivel del mar. La escalada se realiza desde dos direcciones, una por  territorio de la provincia de Santiago de Cuba y la otra por Granma. Según el guía (ese personaje que sube y baja tres veces a la semana el trayecto por lo que merece veinte post) el primer recorrido es de 11 kilómetros y medio, mientras que la ladera granmense ocupa 18 kilómetros de andadas entre monte y monte.

¿Yo acompañaba a las rezagadas o ellas me esperaban a mí?

¿Yo acompañaba a las rezagadas o ellas me esperaban a mí?

Hace cuatro años, con muchas libras de menos, participé en la subida al lugar más alto de Cuba. Mi grupo de 40 personas (algunos novios incluidos) comenzó a ascender bordón en mano a las siete de la mañana, y los últimos en lograr el propósito llegaron a las 2 y 25 de la tarde. Entre ellos este redactor y las obesas. “Me quedé para cuidar la retaguardia”, dije a todos los que se rieron de mi. Y la verdad, ahora que el tiempo sepultó la posibilidad de  toda sarta de bromas, es que no hubo un minuto mientras escalaba en el que no recordara cada gramo de nicotina y alcohol que “involuntariamente” llegó a mi cuerpo. Me hincaba de rodillas en el suelo, y solo un oportuno arranque de machismo mientras miraba féminas caminar delante de mi me impulsaba a completar la misión. ¿Para qué? Muchas veces me dije que nunca más subía ese lugar, digno de mulos de carga, y en la actualidad un proyecto profesional me atrapa con la idea de otro sacrilegio (esto último por la cantidad de veces que me cagué en Dios y en todos los santos).

En el camino

En el camino

Por Santiago de Cuba la pendiente más inclinada reserva una andanada de escalones de madera y fango. Un único camino se eleva, se retuerce, se pierde en la maleza, vuelve a aparecer, se estrecha en el Paso del Cadete con un rumor que huele a suicidio, se cuela entre las nubes con sabor a frío.

Las galletas matrimoniadas con un dulce de guayaba a medida que se elevaban se volvían insípidas, el oxígeno se reducía al mismo tiempo que las ganas. El bendito pomo de agua sofocaba mi espalda y me maldije por no hacer caso y cargar 500 ml de ron en la mochila. “¿Pa qué te haces?”, me preguntaba siempre que la mochila, solamente con una botella plástica de 1500 ml y la referida bebida, pesaba más que el tronco de Caupolicán.

Malgastando las necesarias fuerzas... más cerca del cielo

Malgastando las necesarias fuerzas... más cerca del cielo

Después de tres kilómetros hay un lugar que se llama La Majagua, primer descanso obligado y desde donde ya quería regresar. Otra vez el machismo salvador herido ante la idea de que la otra parada oficial sería en el kilo 9 a la altura del Pico Cuba.

Contar lo demás sería caer sobre lo mismo. Subir el Turquino es una experiencia necesaria en cada cubano, a pesar de que después de siete horas de ascensión te maltrata la autoestima el reducido panorama de cuatro piedras, hierba seca y el busto de Martí que subió Celia Sánchez y esculpió Jilma Madera (la misma de El Cristo de La Habana).

Allí...

Allí...

Episodios muchos, el estómago que juega una mala pasada ente precipicios y monte tupido, el kalo-fotógrafo pendiendo sobre el vacío para tomar una foto a un Tocororo, Ave Nacional de Cuba, y el bordón de una amiga que golpeó cinco veces la cabeza de su novio a la vista de las nubes.

De todas formas, me alcé a duras penas en la Sierra Maestra. Ahí están mis fotos con esa pinta sabatina-medieval y los recuerdos, esos que intento compartir con ustedes ahora que amenaza un nuevo viaje. Estoy dispuesto.

Todos en el lugar

Todos en el lugar

Anuncios

8 comentarios »

  1. Entonces podemso deducir que ha sdesistido de ascender nuevamente la cima de Cuba, ESO se veía venir, ya o sabemos, pero no importa , ya nos tiraremso fotos y por una buena causa te recordaremos que que los mejores momentos de la vida no ocurren en la juventud sino cuando nos sentimos jóvenes, jajjajaj. yo aún no he ascendido, me quedé en el campismo la sierrita, cuando ibamos a subir surgión un percance, creo que esta es la oportunidad, no quiero perderla, una causa nos convosa, si ela subió con su busto de bandera, cómo no lo vamos a hacer nosotros con una bandrra, que no se diga Dayán

    Comentario por RTB — enero 30, 2010 @ 12:04 am | Responder

    • dije que estoy dispuesto robert, además es el momento de demostrar que esta barriga que tengo no tiene nada que ver con la edad, todavía me siento joven, con 14 kilos de más, jejeje, un abrazo, y no me vas a tener que mostrar las fotos, porque voy a estar ahi

      Comentario por Dayán García La O — enero 30, 2010 @ 12:08 am | Responder

  2. Subiremos, negrito, subiremos. Además de los kilos, las canas y sedentarismo que nnos mata en estas redacciones de siempre.
    Subiremos, para desde la alta cúspide, -o como dice Roberto, el “techo de Cuba”- clamar por una causa justa.
    Subir cinco veces el Turquino era la meta de aquellos jóvenes que en los años sesenta, se hacían llamar “Cinco Picos”.
    Estamos -estás- a punto de volver a subir, pero esta vez por cinco razones enormes que nos duele a todos.
    Las fotos al pie del busto de Martí, se volverán a repetir y seguro que estaremos todos. Un abrazo.

    Comentario por Miguel Fernández Martínez — febrero 1, 2010 @ 10:07 pm | Responder

    • Gracias migue, y seguro que estremos ahí, por esas razones, un abrazo y gracias

      Comentario por Dayán García La O — febrero 2, 2010 @ 12:18 am | Responder

      • Bueno, creo que de todos yo soy la única que tiene libras de menos, y esta vez no me lo voy a perder, así que allí estaré/estaremos por cinco razones, rumbo a la cima de Cuba.

        Comentario por SDC — febrero 9, 2010 @ 3:26 am

  3. Socio, he tratado de contactarme contigo de mil formas, necesito me llames al trabajo o bien me escribas a mi correo.
    Muy buenos escritos tienes por acá, me alegro mucho que un amigo personal y más de un pueblito como el nuestro halla llegado tan lejos.
    Un saludo
    Odecte

    Comentario por Odecte Rodríguez Madruga — febrero 17, 2010 @ 1:49 pm | Responder

  4. bueno y qué hay que hacer para que tus colegas cienfuegueras suban al Turquino….la Yeni con muchas libritas de menos y yo como con 10 kilos de más….no importa…para la próxima invítanos y te retaremos para ver quien sube primero, jajajajaa

    Comentario por Yudith — abril 13, 2010 @ 5:59 pm | Responder

    • sin lio yudith, tu subes facilisimo, pero la yeni, yo creo que ella pase por las tunas y coja el sur hasta bayamo, esa se quedaaaaaaaaaa en Holguin

      Comentario por Dayán García La O — abril 13, 2010 @ 7:08 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: