El click del campesino

noviembre 27, 2009

El kilo no tiene vuelto, el peso roto y el transporte público

Filed under: Cuba — Dayán García La O @ 1:28 am

La frase popular  se repite en canciones y bromas, el kilo no tiene vuelto, y en la realidad cubana actual se percibe con ciertas variaciones: “el peso no tiene vuelto”. La era ultramoderna de ómnibus articulados en el transporte urbano trajo consigo el síndrome de lo que ahora se llama, falta de conciencia colectiva. Simplemente las alcancías empotradas a las guaguas pasan lejos de la mirada, las pesetas o el “caña” de los usuarios, a pesar del, a veces desagradable, pero justo reclamo del chofer.

La prensa en Cuba ha llamado a la conciencia ciudadana y su único motivo es la recaudación, que los pasajeros paguen, que no rompan billetes, sin hacer un análisis específico de por qué suceden esas cosas. Nuestros medios de comunicación solo trataron y tratan el hecho de que la mitad de los que montaban en las guaguas no pagan.

 

¿Dónde queda el punto de que el 40 por ciento que sí paga lo hace 2,5 veces por encima? El mal del peso.

 

El otro día cuando un P4 unía el lugar donde vivo y  la oficina fui testigo de una discusión singular. Un señor de unos 60 años fue increpado por el conductor:

 

-Oiga señor, mire a su derecha, aquí está la alcancía- no recibió respuesta.

 

Después de repetida la escena el señor dijo sereno:

 

-Niño, yo tengo mi conciencia tranquila. Ya pagué esta guagua porque eché un peso en el P7 y  voy dejando 20 centavos de propina.

 

¡Interesante!, pensé. Pero tampoco creo que sea la solución. El hecho  es que para llegar de mi Alamar no tomo el camello, no quiero gastar demasiado tiempo en un trayecto descolorido entre solares verticales. Hago una combinación y eso me lleva a gastar dos pesos en la ida, y dos en la vuelta. A ese ritmo entonces gasto cuatro pesos diarios,  o sea, en un mes destino casi el 30 por ciento de mi salario a esta actividad, cuando realmente  a 40 centavos ligeramente sobrepasaría el 10 por ciento.

No quiero en este post hablar de horarios,  atrasos, carreras de articulados, combustible, ni nada de las tantas aristas que tiene el transporte en Cuba. Solo opino que el menudo para la guagua, o sea, dos pesetas u ocho medios, se han convertido en el aliciente de una paradoja, o pagas el peso y dejas más de la mitad, o no pagas y olvidas tu deber ciudadano.

Olvido el caso del peso de papel roto envuelto entre los dedos con el único fin de ser un billete menos circulando por las calles. No le veo fin y, mientras tanto, las monedas amarillas se quedan en la parte derecha de la entrada del bus. Prefiero, no al anciano del P4, no al chofer que deja en su bolsillo buena parte de la recaudación, no al que no paga… entonces, ¿con quien me quedo? ¿Pues con mi salario y lo poco que puedo hacer con él? ¿Pagar guaguas clasifica en ese poco?, y ¡YA! Que eso es harina de otro costal, digo, de otro post.

 

Anuncios

8 comentarios »

  1. Lo del peso hay que verlo desde el punto de vista de la oferta en las tiendas (sorprendido??? ahora explico):

    Fuera de la guagua solo existen 2 lugares mas donde pagas con centavos, la panadería (la de la libreta) y, muyyyy a veces, la bodega y por eso es que en nuestros bolsillos no aparece menudo en MN.

    Y especifico MN porque si te das cuenta la gente que tiene CUC (muchos mas de lo que se piensa) siempre tienen a la mano algún menudo, o una monedita de 25 o de 10 o de 5.

    Es que en MN no abundan las compras de X.Z (X y Z son números enteros mayores que cero, donde X puede ser cero y Z es un múltiplo de 5) que propician que siempre te den vuelto, y como ya llegué a lo del vuelto te digo que como nuestra moneda nacional (despreciada pero nuestra) no la valoramos tanto, casi siempre la frase de “quédate con el vuelto” es dicha y ahí se te fue el pasaje de la guagua.

    ¿convencido o confundido?

    Comentario por wake4up — noviembre 28, 2009 @ 12:01 am | Responder

    • pues de acuerdo totalmente con usted, ya la liga del centavo acabó en Cuba, recuerdo hace unos años fui a bayamo y vendia el refresco de gas de botella que en la hgabana te cuesta 5 pesos en o.40 pesos, me asombré, y ademas si te tomabas uno te daban los 60 centavos, estoy hablando del 2006, entonces, ademas de confundido con los dominios numéricos y las variables (lo que denota que eres adicto a las matemáticas, quizás profesor o estudiante de la facultad de Matemática de la UH; jejeje) también coincido contigo en que “nuestra moneda nacional (despreciada pero nuestra) no la valoramos tanto,” gracias por pasar, un abarazo

      Comentario por Dayán García La O — noviembre 28, 2009 @ 10:56 pm | Responder

  2. dayán estoy de acuerdo contigo, el problema del vuelto en los ómnibus se está convirtiendo en un hábito que no afecta al chofer ni al transporte público pero sí al bolsillo de los pasjeros, que muchas veces más por pena que por conciencia o generosidad pagan un peso cuando el precio es 40 centavos. Y ni pensar en reclamaciones, porque el vuelto ya no forma parte de nuestras tradiciones. ¿ Por qué? No lo sé, pudiera ser que no existe realmente cambio,que prefieren quedarse con él o que no les permiten realizar este procedimiento por miedo a que se “apropien de lo que no es suyo”. El caso es que son muchos los que no pagan y prefieren subir por la puerta de atrás, para no perder unos céntimos y en verdad, creo que tienen razón, porque esos centavos perdidos diariamente devienen en dolores de cabeza al final de mes, y mucho más si eres estudiante. Las soluciones están a la vista si las quieren encontrar o no es otra historia. Por ahora, yo intento cambiar las monedas que tengo para echar siempre lo justo, lo que debo abonar como ciudadano que usa el transporte público. Ah, y me asombro de los “generosos” que piensan que dejar propina es un deber.

    Comentario por lachi — noviembre 28, 2009 @ 11:20 pm | Responder

    • OK, LACHY, GRACIAS POR PASAR, Y ACUERDATE LO DE TUS COMPAÑERAS DE PRIMER AÑO, UN ABRAZO Y SIGUE ABONANDO LO JUSTO, POR CIERTO, ¿DE DONDE SACAS LAS PESETAS?

      Comentario por Dayán García La O — noviembre 28, 2009 @ 11:26 pm | Responder

  3. Bueno, ahi veo yo la ventaja de conocer un poquito la cosa fuera de Cuba. Les cuento que ese tema aqui en Buenos Aires es crítico. Las guaguas son privadas y si te haces el tonto y no pagas el chofer es el primero que te dice hasta el dia en que te vas a morir. Eso sin contar que pasan inspectores de la empresa revisando los tickets y si no tienes el tuyo pues multa!! El problema con las monedas aqui es de tal magnitud que ya ningun establecimiento te da cambio, ni siquiera los bancos. Es toda una odisea! Cuando vas a comprar algo tienes que ser más matemático que nuestro amigo para pagar con el billete justo que obligue al vendedor a darte si o si monedas. Y por supuesto que siempre hay un listo que las acumula y te vende 10 pesos en monedas si le das 12 o 15 en billetes. Si tienes que coger guaguas todos los dias les digo que se vuelve un dolor de cabeza!! Aunque por cierto, las máquinas de aqui te dan vuelto… pero eso si, no le puedes meter billetes.

    La solución, que porque no podría ser asi en Cuba también, la esta estudiando el gobierno de Buenos Aires para implementarla y es con tarjetas magéticas. La idea es que las guaguas, en vez de tener tragamonedas, tengan sensores de tarjetas. Asi cada cual tiene la suya, cargas una cantidad de dinero y con eso te mueves sin necesitar cambio. Ya esta implementado en el metro, ahora espera ponerse en las guaguas también. Sisisi, ya se que para Cuba parecerá ciencia ficción, pero si no se conocen las soluciones que se le dan a los problemas a nivel mundial, como se espera que mejoren las cosas en Cuba?

    Muchas felicidades por los blogs muchachos!! Este es el camino, la crítica y de ahi la reconstrucción!! Besos desde Argentina.

    Comentario por Jordanka — noviembre 30, 2009 @ 2:52 am | Responder

    • HOLA jORDANKA, PLACER Y GRACIAS POR PASAR Y POR LAS FELICIDADES, MUY I TERESANTE LA EXPERIENCIA FORÁNEA, PRECISAMENTE HAY QUE APROPIARSE DE LO MEJOR DE OTROS, Y ESA IDEA DE LAS TARJETAS MAGNETICAS NO TIENE POR QUE VERSE COMO CIENCIA FICCION, JEJEJEJE, PERO ASI LO VEO, NA, QUE POCO A POCO SE PUEDEN IR HACIENDO COSAS, POR EJEMPLO HAY TRABAJADORES QUE AHORA COBRAN CON TARJETAS MAGNETICAS, HACE 10 AÑOS ESO ERA FICCIÓN, PERO YA VES, ASI QUE QUEDA ESPERANZA, PERO ANTES SEGUIREMOS DESANGRANDO EL BOLSILLO EN LA PARTE DERECHA DE LA PUERTA DE LA GUAGUA.

      Comentario por Dayán García La O — noviembre 30, 2009 @ 1:53 pm | Responder

  4. mi querido amigo dayán. este es el país en el cual el desarrollo conlleva al atraso. o si no qué me dices de los cajeros automáticos? escasos y llenos de gente. antes cobraba los 10 de cada mes, ahora debo esperar dos días para que se calme la cola o ir de madrugada.

    por mi parte, esta historia de las alcancías me ha obligado a ir cada mes al banco y cambiar billetes por monedas. otra cola más, otra gestión. definitivamente es un atraso.

    Comentario por gretel — noviembre 30, 2009 @ 5:30 pm | Responder

    • si, asi mismo es gretch, que hermosa paradoja (este es el país en el cual el desarrollo conlleva al atraso.)

      Comentario por Dayán García La O — noviembre 30, 2009 @ 5:35 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: