El click del campesino

septiembre 11, 2009

Acerca de la entrevista

Filed under: Uncategorized — Dayán García La O @ 1:21 pm

Mi actividad reporteril se vio invadida en el mes de junio por la tutoría a una estudiante de primer año de periodismo, quien para un trabajo docente necesitaba mi valoración sobre la siguiente afirmación del periodista Orlando Castellanos: el peor o mejor entrevistado depende del entrevistador; si logra o no comunicación; si logra o no una corriente de confianza, de sinceridad, de empatía, de diálogo. Aquí estan mis respuestas al pie forzado.El oficio periodístico se fundamenta en el arte de entrevistar. Todos los géneros dependen de la capacidad de dialogar, intercambiar, opinar, recibir y ESCUCHAR. El buen entrevistador obedece a su oído, y necesita la habilidad para lograr en el entrevistado las respuestas a su objetivo informativo. Otro aspecto importante es la observación, en ocasiones los gestos o expresiones del rostro brindan también mucha información. Cuando recapitulo sobre este género encuentro una mezcla de las excelentes clases recibidas en la academia, los consejos de la profesora Mirian Rodríguez Betancourt, las lecturas de psicología de la personalidad robadas de los libros de mi novia y la experiencia acumulada por el colega (salvando las distancias, claro) Luis Sexto cuando me enseñaba estilística y narrativa.Muchos concuerdan en que el periodismo es una profesión multidisciplinaria, por lo que se necesita colectar conocimientos en pos de llegar al receptor. Por eso la psicología resulta de tanta ayuda. El entrevistador debe conocer los rasgos principales de la personalidad de su entrevistado, su temperamento y de ser posible documentarse con colegas sobre anteriores entrevistas.Entendiendo que hay varios tipos de entrevistados, el profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana Miguel Ernesto Gómez apunta que “para que fluya la comunicación no puede existir el influjo de un sujeto hacia el otro, sino la interacción entre ellos. El periodista no puede sentirse “superior” a su entrevistado porque este tenga, tal vez, un menor nivel cultural pues entonces la comunicación no fluiría de la mejor manera entre ellos.” Indiscutiblemente ese es un mal que hemos observado- leído- escuchado muchas veces.Es necesario para el buen resultado entender que en la entrevista confluyen dos puntos de vista, y no llevarla a un monólogo del periodista, aspecto recurrente en nuestra prensa.Castellanos señala una verdad indisoluble, una buena entrevista necesita de un elevado nivel de confianza, empatía y sinceridad, en la medida en que seamos capaces de ponernos en el lugar del otro, que el entrevistado no tenga reservas fluirá adecuadamente el puente de comunicación.En mi insuficiente experiencia reporteril (menos de un año) abundan varios ejemplos, buenos y malos. Recuerdo una entrevista en Informática 2009 a un empresario chino, interprete por medio, ocho preguntas le lancé de un cuestionario semielaborado minutos antes, el empresario respondía en palabras cortas además de “ilegibles”, el interpreté alargaba sus repuestas en español y yo pensaba: “verdad que una palabra en chino es 20 en español”. Cuando terminé, satisfecho, el traductor despejó mi curiosidad:- Amigo periodista, seis de las preguntas que hiciste el señor las respondió con SI o NO, yo agregué la información que supuse usted necesitaba. Cuando revisé era acertado lo que me decía. Fin de la anécdota. No hace falta nada más.

Anuncios

3 comentarios »

  1. Dayán: Muy bueno tu post, y gracias por el generoso homenaje que me haces en esta página. Desde la distancia que la web nos encristala te insto a continuar en este proyecto, y a insistir en la crónica, si se malogra una, tal vez las demás puedan respirar mejor. Un abrazo, mi hermano. Luis Sexto

    Comentario por Luis Sexto — noviembre 5, 2009 @ 9:43 pm | Responder

  2. Dayán: dime dónde estás trabajndo; a menudo paso por Matanzas y nos podremos ver. ciaooo, Luis Sexto

    Comentario por Luis Sexto — noviembre 5, 2009 @ 9:47 pm | Responder

    • pues profesor, aunque mi raíz matancera nadie me la puede quitar, otras tierras merecieron el concurso de mis modestos esfuerzos, jejejeje, estoy aquí en La Habana y trabajo en la Central de la AIN; o sea, estamos más cerca de lo que pensamos, lo sigo leyendo mucho, ayer por ejemplo fui a casa de un amigo y encontré uno de sus libros, lo tomé sin decirle nada a nadie: LO ROBÉ, para no endulzar la cuestión. Profe, gustoso de que podamos vernos, un abrazo, Dayán

      Comentario por Dayán García La O — noviembre 6, 2009 @ 1:18 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: